Blog de Harry Beda

10 noviembre, 2017

La digitalización revoluciona el consumo de energía

Por Harry Beda. En los últimos años hemos visto cómo la digitalización ha tenido un impacto importante sobre el cómo, dónde y cuándo se consume la energía. De la mano de la tecnología digital se han producido importantes cambios en torno al consumo de energía, que se han reflejado tanto en los dispositivos conectados en el hogar, como en los procesos de producción industrial automatizados y en la llamada movilidad inteligente. Según un informe de la Agencia Internacional de Energía (AIE) los efectos de los avances digitales continuarán transformando el sistema energético mundial en las próximas décadas, haciéndolo más conectado, confiable y sostenible.

Estos cambios tanto en la oferta como en la demanda de energía, se encuentran el origen del estudio impulsado por la AIE que analiza de forma profunda los efectos de la interacción entre la digitalización y la energía.

Sistemas eléctricos interconectados

En el año 2040, según se desprende del informe, más de mil millones de hogares y once mil millones de dispositivos inteligentes podrían formar parte de sistemas eléctricos interconectados. En estos hogares, gracias a medidores y electrodomésticos conectados se controlará el momento y la cantidad de electricidad a extraer de la red.  Además, con la ayuda de termostatos inteligentes los edificios podrán reducir su consumo de energía en un 10% mediante el uso de datos en tiempo real para mejorar la eficiencia operativa.

Transformación en la producción de energía

La AIE pone de manifiesto que la transformación también se extiende al modo en que se produce y suministra la energía; desde los campos petroleros digitales hasta las redes interconectadas y la energía renovable, con posibilidad de aumentar su consumo y eficiencia, por el ajuste de la demanda con el suministro de las energías solar y eólica.

Y es que en palabras Fatih Birol, director ejecutivo de la IEA, “La digitalización está borrando las líneas entre la oferta y la demanda”, ya que según Birol el sector de la electricidad y las redes inteligentes están en el centro de esta transformación, pero todos los sectores de la oferta y la demanda de energía (hogares, transporte e industria) se verán afectados.

Energía, Futuro, Harry Beda , , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *