Blog de Harry Beda

29 septiembre, 2017

Hacia dónde van las autopistas eléctricas (II)

Por Harry BedaRetomamos el camino y volvemos sobre el tema de las autopistas eléctricas.  En el primer post dedicado a este asunto, ya vimos cómo se aplican en las carreteras tradicionales innovadores sistemas de electrificación para crear nuevas vías. En esta segunda entrega nos centraremos en la en la instalación de puntos de recarga para coches eléctricos; una forma de convertir una autopista tradicional en una autopista eléctrica.

Esta integración de los puntos de recarga de vehículos eléctricos fuera de los núcleos urbanos  y las viviendas particulares, constituye la clave para la consolidación de la movilidad sostenible. Hasta ahora, el propietario de un vehículo eléctrico puede desplazarse sin problemas de autonomía por el núcleo urbano. Las distancias cortas se salvan con un punto de carga instalado en el garaje habitual del usuario, el llamado punto vinculado.

El problema surge cuando se trata de recorrer grandes distancias que superan la capacidad de la batería del vehículo. Sin embargo, en los próximos años esta dificultad será muy diferente, dependiendo del país donde nos encontremos.

Apoyo de los gobiernos a la movilidad eléctrica

En este sentido hay que destacar el apoyo decidido de algunos gobiernos  a la movilidad eléctrica, con proyectos vinculados a grandes vías. Este verano hemos conocido que en Australia, el gobierno ha anunciado el lanzamiento de la Súper Autopista Eléctrica de Queensland, más de 1.600 km que se podrán recorrer tranquilamente sin gasolina. La vía estará dotada de puntos de recarga eléctrica que permitirán a los vehículos cargarse con energía verde en 30 minutos.

También nos ha llamado la atención el último proyecto alemán, que consiste en la construcción de la electrolinera más grande del mundo.  Hasta 144 vehículos se podrán abastecer de electricidad de forma simultánea en la instalación que tendrá capacidad para dar servicio a 4.000 coches eléctricos al día. La electrolinera, estará situada a las afueras de Augsburgo, para dar servicio a los vehículos eléctricos que circulen por la Autobahn A8. Además, toda la electricidad suministrada proveerá de fuentes solares o eólicas.

La instalación que está promovida por la empresa alemana Sortimo necesitará una inversión de 15 millones de euros y el 40% correrá por cuenta del gobierno alemán.

Coches eléctricos, Harry Beda , , , , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *