Blog de Harry Beda

4 septiembre, 2017

Hacia dónde van las autopistas eléctricas (I)

Por Harry Beda. Hasta ahora hemos abordado la movilidad eléctrica centrada en los vehículos, pero a medida que el coche eléctrico se postula como futuro ineludible en el medio y largo plazo, el foco se sitúa en las infraestructuras necesarias para su funcionamiento y recarga. En esta serie de posts nos vamos a centrar en una de las soluciones más prometedoras que se están produciendo este ámbito, las autopistas eléctricas.

Nos encontramos en un terreno que asiste a sus primeros años de vida y por lo tanto los conceptos, los nombres y los prototipos siguen evolucionando. En la actualidad, con el término autopistas eléctricas nos referimos bien a una vía dotada de electrolineras o bien a una autopista con un sistema de electrificación.

Sistemas de electrificación

Actualmente los sistemas de electrificación de las carreteras corresponden a dos tipologías básicas. Por un lado se está explorando la instalación de una línea aérea de contacto, similar a una catenaria ferroviaria. Los vehículos adaptados que circulan por un determinado carril pueden conectarse mediante un pantógrafo y obtener energía tanto para moverse como para recargar sus baterías.

El paralelismo con el ferrocarril, y sobre todo con las líneas urbanas de trolebús, es evidente pero a diferencia de estos, el sistema permite la carga en marcha de unos vehículos que luego pueden seguir circulando de manera independiente por vías no electrificadas.

La principal alternativa es la carga por inducción. Con esta tecnología, unos dispositivos situados bajo el asfalto proporcionan electricidad mediante campos magnéticos sin necesidad de contacto físico entre la vía y el vehículo.

autopistas que no contaminan

Carretera tradicional

Proyectos para su implantación

El transporte por carretera es una de las principales fuentes de contaminación por lo que buena parte de las investigaciones están centradas en camiones y autobuses. Así, y desde 2016, los camiones adaptados de un conocido fabricante ya pueden circular por un tramo electrificado de dos kilómetros de la carretera E16, al norte de Estocolmo.

En el Reino Unido, el organismo público que gestiona las carreteras inglesas ha explorado también el concepto de carga por inducción, que la ciudad surcoreana de Gumi utiliza ya en una de sus líneas de autobuses urbanos. Por su parte, el proyecto europeo FABRIC analiza las distintas vertientes de esta nueva tecnología que promete vanguardia y transporte limpio a cambio de importantes inversiones.

Para seguir profundizando en la movilidad eléctrica, veremos en próximos posts cómo están evolucionando las autopistas eléctricas con electrolineras.

Coches eléctricos, Harry Beda , , , , , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *